LO DEJÉ   (Diego Santos Márquez)

LIBROS ABANDONADOS.

Las personas que solemos leer con frecuencia, nos cuesta no acabar ese libro que estamos leyendo. Aunque no lo parezca, no es nada fácil. Un libro en tus manos, pasar las páginas y tu mirada recorriendo esas líneas, hacen que empiecen a formar parte de ti, de tus emociones y sensaciones.Pero a veces, se nos hace cuesta arriba e insoportable y, acabamos dejándolo para otra ocasión o, ni siquiera eso, acabamos abandonándolo hasta con cierto alivio.

La semana pasada visitaba un club de lectura cercano a mi localidad. Una de sus actividades era la que denominaban como rueda literaria. Hacía que los asistentes se viesen obligados a participar a través de una pregunta para todos los asistentes.
En esa ocasión, la cuestión era: ¿Qué libro tuviste que dejar de leer, porque no pudiste con él?
Vi al personal puesto en un “aprieto” y sumidos en pensamientos. Las respuestas diversas y tan distintas me sorprendieron. Quiero contarte que era una pregunta abierta, sin tener en cuenta el género literario.

La mayoría citaban algunos clásicos. Creo que estos libros, muchos de ellos que, en la época estudiantil nos obligaron a leer y, por lo tanto acarrean esa “hipoteca o carga”. Digamos, no fueron libros que leímos por placer.
“Sonata de primavera” de Valle Inclan; “Los Pilares de la tierra” de Ken Follet; “La tempestad” de Juan Manuel de Pradas; “El alquimista” de Cohelo… fueron algunos de los nombrados, sino recuerdo mal.

¡Ah! Una señora mayor, que no había intervenido alzaba la mano, mientras otra nombraba como libro indigesto a “La metamorfosis” de Kafka. El moderador abrió el turno a la señora que parecía impaciente. Y decía, con cierto volumen de voz, que no había terminado “Las cincuenta sombras de Grey”, pero aclarando que el tercer volumen, los anteriores si los había leído y con agrado.
Ni que decir que las risas y miradas cómplices entre las asistentes – todas eran mujeres, a excepción de dos personas- apareció en el ambiente. Algún que otro comentario más a raíz del famoso libro erótico, puso el rostro de Doña Carmen más que rojo.

Cuando el moderador se dirigió al otro hombre que había en la sala, tuve que hablar y comentar algo sobre esos libros que tuve que dejar.
Me quede en blanco y, al ver las miradas acomodarse y estar pendiente de mí, me lance a nombrarlos, con excesiva rapidez:
– “El juego del Riper” de Isabel Allende – expliqué- lo tuve que dejar y me costó, no suelo abandonarlo tan fácilmente.
– Y otro fue, “Villa Diamante” de Boris Izaguirre.
Un silencio en la sala, quizás porque esperaban que siguiese hablando y nombrando más libros. Cosa que no hice, todo lo contrario, pase a justificar esas nominaciones. Les hable de Allende, que era una gran escritora y que había leído muchos libros de ella, y que era una de las grandes. De Boris, hable menos aunque afirme que era un escritor muy inteligente y muy cinematográfico. Y para salir del momento, reconocí que no pude con esos libros.

Cuando volvía a casa, en el coche, empecé a sentirme mal. Pensaba y creía que no fui justo con los libros que mencione. Una mirada al retrovisor, y cuando me mire a los ojos, me dije: -Has dicho la verdad, y sobretodo has sido justo con lo que te ocurrió en esas lecturas. No obstante, pienso que todo libro merece una segunda oportunidad. En otro momento, en otro instante de la vida.

Bueno, aquella reunión acabo, todos se fueron y también el moderador. Pero no por ello te vas a librar, te toca a ti:
¿Nos hablas de esos libros que no pudiste acabar? ¿Por qué acabaste abandonándolos?

 

12 Comentarios

  • Ana Publicado julio 21, 2017 11:21 pm

    De los más recientes»Historia de un canalla»Julia Navarro,todos los anteriores me encantaron pero este igual al cambiar de género…oh! tal vez que el personaje es tan maléfico…

    • Jose Vicente Publicado julio 22, 2017 9:42 am

      Yo fejo muchos a la mitad so no me emganchan. Los que me enganchan los leo del tirón buscando cualquirr momento o lugar. Algunos de los aue dejé sin terminar al xabo del tiempo.los volví a coger y sí me gustaron porque nuestros gustos e inquietudes sr mueven con nosotros en el tiempo

  • Luis Publicado julio 22, 2017 12:04 am

    Yo distinguiría entre los que me obligaron a leer y los que lo intenté por gusto
    De los primeros, «La verdad sobre el caso Savolta» de Eduardo Mendoza y «El dios de la lluvia llora sobre México»
    De los segundos…tiendo a leer libros que creo que me van a gustar, pero por ahora me ha sido imposible avanzar 50 páginas de » Los pilares de la Tierra» y «Como agua para chocolate»

  • Juan jose Publicado julio 22, 2017 7:22 am

    Trafalgar, de perez Reverte. Insoportable con tantos tecnicismos. Aburrido hasta la saciedad.

  • Antonio Miguel Gómez Marquez Publicado julio 22, 2017 8:43 am

    Caperucita en Manhattan de Carmen Martin Caite, un producto muy bien vendido por el marketing, pero que es infumable no vale ni para hacer lumber.

    Yo recomiento siempre que preguntemos a lectores empedernidos que seguro que te recominedan algo bueno, en mi caso siempre le pregunto a mi amigo Diego Santos, que me recomienta siempre Caviar.

  • Pedro Navarro Merino Publicado julio 22, 2017 9:11 am

    En gran medida satisfacción de la lectura depende del estado anímico que tengamos en ese momento

  • Merche Publicado julio 22, 2017 9:27 am

    La mano de Fátima no recuerdo al escritor y el libro que escribió sobre el poder mulsuman e Francia el humorista asesinado juntos con otros comopañeros y melocotones helados e tardado 20 en volver a leerlo

  • Sol Publicado julio 22, 2017 2:38 pm

    Que bonito Diego
    Cuando tenía 12 años me regalaron «La nana Lupe» y sabía que tenía algo especial porque venía de alguien especial, pero no lo leí con esa edad. Siempre que lo veía decía tengo que leerlo. Veinticinco años después lo leí, pero increíblemente me lo dejé en el final, en esas 3 o 4 páginas finales…
    Tu artículo hoy me hace darle quizás la tercer oportunidad a ese libro, así que lo terminaré!
    Gracias!

  • Pilar Zheras Publicado julio 23, 2017 2:43 pm

    Que bonito articulo, me he encontrado de casualidad con él. Yo fui incapaz de terminar Los pilares de la tierra, y El De Inés del alma mía de Isabel Allende. Algunos ni los he empezado, no se que es peor, sin embargo el de el juego de Riper lo leí con gusto, tal vez merezca una segunda oportunidad. Gracias.

  • Ana M Sánchez Publicado julio 23, 2017 8:00 pm

    Dejé uno muy oscuro que no memoricé ni el nombre. La maldad me resulta ahora aburrida. Y dejé «Marte» porque me esperaba un libro de ciencia ficción y es de sociología y equivocada, muy de letras.

  • Paqui Publicado julio 24, 2017 4:14 pm

    Primero decir que me ha gustado mucho tu artículo.
    Hace mucho tiempo tenía por costumbre terminar los libros aunque me costase leerlos, hasta que decidí no hacerlo.
    Uno de ellos es «Ensayo sobre la ceguera» de Saramago, algunos más pero no recuerdo el título.

  • Cristina Publicado agosto 11, 2017 12:28 pm

    Viendo aquello que la gente dejó de leer,por hacersele insoportable,me doy cuenta,mas aún,que sobre gustos no hay nada escrito,porque la mayoría,a mi me encantaron cuando los leí,solo he sido incapaz de acabar un libro,pero estoy segura que lo haré un dia de estos.
    Gracias por tus artículos,a ver si ya puedo seguirte con tiempo.

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *