¿Dónde estará ese libro?  (Diego Santos Márquez)

Los libros prestados.

Reeditamos un post, que fue publicado al principio de poner en marcha este blog, hace ya un par de años. El otro día, una lectora me sacó esta conversación y me dijo que sería interesante volver a hablar sobre los “libros prestados”. Y aquí estamos para volver a tratarlo.

No me podréis negar que es un asunto que siempre está en actualidad. Todas hemos dejado algún libro y todos tenemos algún libro de alguien. Es decir, que no es nuestro. Solamente tienes que levantarte y mirar tu biblioteca o estantería de libros.
Personalmente, soy de los que suelen prestar libros, a sabiendas que a toda costa algunos se quedarán en el camino y no volverá a sus aposentos. Pero no por ello voy a dejar de prestar mis libros. Y lo hago por convicción y pienso que la cultura tiene que circular y no permanecer parada en un estante. En una reunión literaria donde se trataba este asunto, una lectora decía que un principio o una ley de conservación de la materia que, creo, rige las bibliotecas personales, era que nada se pierde, todo se transforma. Porque cuando presto y no me lo devuelven, ese libro está perdido para mí, pero ganado para otro. No sé, no sé -pensé-. La gran mayoría de los participantes no aprobaban este planteamiento.

Sería injusto hacer aquí una apología sobre este asunto. Más que nada porque yo también tengo algún libro que en su día no devolví. Ahora, como si fuese una bibliotecaria, apunto el libro que dejo y a quién se lo dejo, y únicamente lo hago por saber quién lo tiene, también porque a veces me pongo loco buscando un libro determinado y acabo sin encontrarlo. Así al tenerlo anotado hay un poco más de orden en el desorden de mi biblioteca.

Me contaron un dicho, no sé sí será real o leyenda urbana, aunque lo he contado en varios lugares y en distintos momentos, quiero compartir con vosotros, ya que sea cierto o no, tiene su gracia:

Resulta que un domingo de otoño, Miguel Delibes visitaba la casa de Camilo José Cela. Almorzaba con él, y hablaban de la vida en general. Después del tomar el café pasaron a la biblioteca de Camilo. Allí, Miguel vio un libro que le llamó la atención. Lo cogió y lo mostró a Cela, diciéndole:
-Camilo ¿me lo prestas?
-No. No, Miguel. Y no te enfades, ni pongas esa cara de sorpresa. Te explico, todo tiene su motivación. Mira, fíjate en la primera hilera de esta amplia estantería. De una vista, podemos decir que hay más de treinta libros.
-Sí. ¿Y? – preguntó Delibes.
-Me lo prestaron Miguel. ¡Me lo prestaron!

Como decía al principio es raro e inusual que entre nuestros libros no haya al menos uno, que no sea nuestro y que nos fuese prestado o dejado. ¡Seguro que sí!
Vamos a ser sincero. ¡Venga!

• ¿Te gusta prestar libros?
• ¿Prestaste algún libro y no volvió?
• ¿Tienes algún libro que se te “olvidó” devolver?

Venga te toca a ti, cuéntanos algo. Eso sí, ya solo por estar aquí darte las gracias. Gracias mil, por ayudar a que este lugar siga existiendo.
¡Ah, Feliz Año 2021! Y buen día de Reyes, que venga con algún libro.

Hasta la próxima semana.

Diego Santos Márquez

16 Comentarios

  • Helena Publicado enero 3, 2021 11:03 am

    Siempre estuve a favor de prestar o intercambiar libros porque pienso lo mismo que la cultura debe circular pero sabiendo discernir a quien se lo prestas.hace tiempo recuerdo presté un libro que echo mucho de menos una guía de buenos modales con sentido del humor y buen gusto, pero nunca lo recuperé y los que intercambio con mi hermana esos no regresan nunca.gracias por compartir tu blog, saludos

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 3, 2021 11:12 am

      Gracias Helena. ¡Un abrazo!

  • Ángel Publicado enero 3, 2021 11:43 am

    Interesante tema, amigo
    Este mes de ermitaño en el monte lo estoy aprovechando para organizar la biblioteca y he echad en falta algunos ( los de mis 7 u 8 autores de cabecera) de los cuales tengo todos. Y me faltaban dos de Lorenzo Silva. Los tenía mi hermana.
    Otro Secre, ahora Tesorero de la Dipu de Soria, me regaló un sello y un tampón rojo , ex libros, y un día de estos se los voy a poner a todos y al menos el que en el futuro tenga uno mio dabrá que no es suyo.
    Y lo de llevar un registro me parece bien, lo voy a hacer en un buen libro blanco y constará de dos partes, una de autores y otra de temática

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 3, 2021 11:53 am

      Gracias Ángel, la verdad es que sí. Es un tema que da para un buena tertulia. ¡Un abrazo!

  • Cristina Publicado enero 3, 2021 12:04 pm

    Siempre me gustó prestar libros, de hecho ahora mismo tengo mas de 20 prestados en distintos lugares de España.
    Llevo una lista de libros prestados y devueltos,así como una de los que me prestan,para no perderles la pista,cosa que pasaría facilmente si mo fuera por mi cuaderno😂.
    Hace unos dias me devolvieron algunos que estaban en Burgos y entre ellos encontré al llegar a casa,uno que no era mio, asi que rápidamente avisé del error y ya está todo en orden y apuntado,lo devolveré después de leerlo 😉.
    Solo me molesta que no me devuelvan mis libros dedicados personalmente porque para mí son muy valiosos.
    Feliz domingo 😚

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 3, 2021 12:21 pm

      Gracias Cristina. Es un placer tenerte por estos lares. Sé que eres una devoradora de libros. Y coincido contigo, lo peor es cuando prestas un libro dedicado y no vuelve. ¡Un abrazo!

      • Ana Maria Publicado enero 3, 2021 6:38 pm

        Así es se pierden libros,esta bien anotar a quien se dejan los libros más que nada para no volverte loco buscandolo después.Antonio tiene dos libros de los pilares de la tierra,uno es suyo y el otro no sabe de quien es ni como llegó

        • Diego Santos Márquez Publicado enero 3, 2021 6:42 pm

          Gracias Ana. Así es, a veces se vuelve uno loco buscando un libro que sabe que tiene, pero no lo encuentras. Por eso es mejor anotar el prestado. ¡Un abrazo!

  • Antonio Miguel Gomez Márquez Publicado enero 3, 2021 5:45 pm

    La verdad que me gusta muy poco prestar mis libros aún así ciertamente como se dice en el post tengo algún que otro libro que me prestaron y muchos otros que presté y no volvieron, aún así estoy de acuerdo en que la cultura no puede estar encerrada con llave en una estantería por eso aunque los que presté no vuelvan, decidí poner un sello con mi nombre al menos así quién lo tenga sabrá quien le prestó el esa pequeña dosis de aventura, acción,tristeza……con la que pasó un buen rato.

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 3, 2021 5:57 pm

      Gracias amigo. Un abrazo Antonio Miguel.

  • Mercedes Publicado enero 3, 2021 8:50 pm

    Me gusta prestar libros, pero a personas q sé q me los van a devolver, yo siempre los he devuelto.A veces he tenido q volver a comprar un libro al q le tenía un especial cariño porque no conseguí q me lo devolvieran a pesar q sabía a quien se lo había prestado y pedí con insistencia su devolución.Un abrazo Diego.

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 3, 2021 8:54 pm

      Gracias Mercedes. En alguna que otra ocasión, me ha pasado igual y he vuelto a comprar ese libro prestado. ¡Un abrazo!

  • Daniel Espada Cerón Publicado enero 4, 2021 4:18 pm

    Más de uno no ha vuelto, y en el caso de libros de arquitectura, es bastante costosa la pérdida… recuerdo uno especialmente que el prestatario me dijo haber perdido, y que fue imposible recuperar por ser una rareza y estar descatalogado…

    De un tiempo a esta parte intento escabullirme con alguna excusa… y si no me es posible, lo que hay es hacerle una foto al libro y mandarme un WhatsApp a mi mismo con el título y la foto… pero como digo, son las menos.

    Lo que nunca he hecho ha sido pedir prestado un libro… si lo he querido lo he comprado. Manías.

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 4, 2021 9:24 pm

      Gracias Daniel. Buena idea y bienvenido a este sitio. Esperamos contar más a menudo con tu participación. ¡Un abrazo!

  • Paqui Publicado enero 10, 2021 7:41 pm

    No me importa prestar libros, aunque alguno esté por ahí perdido.

    • Diego Santos Márquez Publicado enero 10, 2021 8:17 pm

      Gracias Paqui. Soy también de esa opinión. ¡Un abrazo!

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *