Reread.


Buenas, hoy traigo un tema interesante, que con más frecuencia de la deseada suele pasarle a los lectores. A aquellas personas que durante un tiempo han leído mucho, y de pronto se produce una parada lectora que se alarga demasiado en el tiempo, constando mucho arrancar y volver a la lectura.
Cuento todo esto porque el pasado domingo, paseaba por el paseo marítimo de Marbella. Hacía un sol espléndido, el paisaje brillara y, al contrario de otras ocasiones que suelo trotar un poco, decidí pasear y contemplar la bonita estampa que tenía delante de mis ojos, durante aquél paseo.

Llegando casi a Puerto Banús, me encontré a un amigo al que hacía bastante tiempo que no veía. Y digo amigo, porque a pesar de no tener contacto con él, dejo huella en mí. Sí, la huella del hábito a la lectura. Con él, empecé a leer bastante, a comentar libros, a conocer autores, géneros y disfrutar del placer de leer.
Después de los saludos habituales, en estos casos exagerados por eso de no vernos desde hacía bastantes años. Le conté un poco mi vida de escritor y de lector y, sorprendentemente me dijo que hacía varios años que había dejado de leer. ¡No me lo podía creer! Él que “bebía” libros. Era una enciclopedia de aquellos tiempos. Conocía un sinfín de autores, y muchísimas obras. No me refiero solo a los títulos, además te profundizaba en ellos.

Dejamos de preguntarnos por la familia y los amigos en común, los libros ocupaban de nuevo el espacio entre los dos. Aunque al principio, él intento evitarlo hablándome incluso de Real Madrid. No me deje convencer, y volví a esas charlas que manteníamos en aquellos años que parecía había olvidados.
Una crisis emocional explicaba aquello que para mí era ciencia ficción. Un nuevo abrazo surgió y le dije que contará conmigo para lo que necesitase. Sin embargo, él volvió. Empezó aparecerse a mi amigo, a aquel que me enseño tanto de la lectura. Y me dijo, dime algunos títulos para que me enganche de nuevo a los libros.
Parecía una pregunta de un concurso, ya que había que contestarle algo rápido, y mi cabeza empezó a buscar esos títulos que son de una lectura plácida, fácil, sin complicaciones para el lector y que puede ayudarte a seguir. Y si sigues, ya lo sabes, acabas leyendo bastante. Algo que no debemos dejar de hacer, o al menos intentarlo.

La biblioteca ambulante” de Christopher Morley fue uno de los que mencione, apuntándolo en su móvil mientras me oía decirlo. Aproveche para otros títulos como “Diez Negritos” de Agatha Christie; “Contra el viento del norte” de Daniel Glattauer y, también le nombré a “Mendel el de los libros” de Stefan Zweig. Me sorprendió que no conociese a este último autor, con la de referencias literarias que tenía entonces, hace ya casi treinta años.


Y tú, has tenido algún “bloqueo lector”, teniendo que dejar de leer en algún tiempo.
Además de esos libros, que considero “aspirinas” para volver a leer. ¿Qué libro recomendarías tú, para paliar esos efectos?


Gracias una vez más, por andar por estos lares, tú presencia es indispensable, no me cansaré de repetirlo.
Nos vemos la próxima semana.

Diego Santos Márquez.

4 Comentarios

  • Helena Olaya Publicado abril 3, 2022 15:30

    Los bloqueos son espantosos,me sucede alguna vez en los que no puedo concentrarme y desde luego las novelas extensas no es lo más recomendable para salir de un parón,es difícil recomendar un libro, pero “sorpresa te da la vida” me fue muy ameno y entretenido.saludos

    • Diego Santos Márquez Publicado abril 3, 2022 17:07

      Gracias Helena. ¡Un abrazo!

  • Mercedes Publicado abril 3, 2022 20:12

    Si me ha pasado varias veces, pero siempre he vuelto. El peor bloqueo de todos me sorprendió a traición , cuando tuv que guardar reposo por una triple factura en la pierna derecha. . Ahí estaba yo, sin nada que hacer, aburrida y sin poder leer. Empecé varias novelas,alguna de mis escritores favoritos y no era capaz de concentrarme . Cómo recomendación, cualquiera de las novelas de Almudena Grandes o de Isabel Allende.

    • Diego Santos Márquez Publicado abril 3, 2022 20:15

      Gracias Mercedes. ¡Un abrazo!

Dejar comentario

Descuida, tus datos no serán publicados!